Memories in 8Bit (PARTE-V): Burai Fighter

Burai Fighter (無 頼 戦 士, Burai Fait) es un videojuego perteneciente al género shoot´em up con scroll horizontal y vertical lanzado en 1990, desarrollado por KID/Taxan y publicado por Taito Corporation para la NES/Famicom. KID (Kindle Imagine Develop”), fue una desarrolladora que hizo algunos juegos de acción para NES bastante decentes, la mayoría de los cuales fueron distribuidos a través de Taxan, una filial americana de Kaga Electronics. El combo KID / Taxan produjo tres títulos para la NES siendo estos: G.I. Joe, un juego sorprendentemente bueno basado en la línea de juguetes de Hasbro, Low-G-Man, un juego de plataformas de acción poco ortodoxo que está bien aunque cuenta con un diseño algo extraño, y Burai Fighter, un shoot-em-up que era bastante diferente a la mayoría juegos similares en la biblioteca de NES.

La mayoría de los juegos de este género en la época nos ponían en el control de una nave espacial o un caza, mientras que Burai Fighter nos pone en la piel de un soldado con un jetpack y un arma especial para que a través de una serie de niveles seamos capaces de liberar el universo de la amenaza de los Burai.

La escasa cantidad de historia explicada en el manual del juego explica que los Burai son una raza de extraterrestres super-inteligentes y super-maliciosos y se encuentran desarrollando un ejército de mutantes cyborg para gobernar el universo. Se trata pues de un escenario típico que ya se puede encontrar en otros juegos de este género, pero es más que suficiente además vale la pena señalar que “Burai” es una palabra en hindi que significa “mal”. El juego consta de siete niveles con paisajes y diseños coloridos que exhiben la convención de KID de usar cada paleta de colores disponibles que puedan encontrar en el hardware de la NES. Los gráficos tienen algunos diseños interesantes tanto anivel del protagonista como en los enemigos, y la música, por creada por Nobuyuki Shioda, es buena y sirve al propósito del juego aunque no destaca especialmente. Si bien el juego no es un candidato apropiado para una demostración de potencia de la consola, el auténtico punto fuerte de Burai Fighter es su jugabilidad desafiante que requiere que el jugador domine disparar en ocho direcciones en lugar de simplemente disparar a la derecha o hacia arriba. Mientras que su control de disparo no es tan diverso como en “Forgotten Worlds” de Capcom, la capacidad de disparar en ocho direcciones es necesaria para la supervivencia y lograr terminar el juego.

A lo largo del juego encontraremos un montón de power-ups con las letras “L” (Láser), “R” (Anillo), y “M” (Misiles), cada uno concediendo diferentes mejoras a la potencia de fuego. El láser reemplaza el arma principal y actúa como el láser de “Gradius”, el anillo se dispara en tándem y puede pasar a través de paredes como el haz de ondas de “Metroid”, y el misil tiene capacidad de perforación como la ametralladora en “Jackal”. Existe un contador de power-ups para cada tipo que va incrementándose cada que se recoge un arma y que además incrementa la potencia de fuego del arma actual. Perder una vida provoca que el contador del arma que se estaba usando vuelva a cero, aunque las otras dos armas aún conservan sus niveles de potencia. Los enemigos a veces emiten joyas “rojas” flotantes cuando son destruidos, y la recolección suficiente permite dejar caer una “Bomba de Cobalto” que despeja la pantalla de enemigos. Retener el uso de bombas y dejar que el medidor de la bomba se llene completamente, permite obtener una vida extra. Exite además un power-up que permite desplegar alrededor del personaje protagonista un satélite / escudo giratorio que destruye a los enemigos en la corta distancia de un sólo impacto.

Aunque el juego en sí no es que sea demasiado largo, si que se alarga con las tres dificultades iniciales con las que cuenta más una cuarta denominada “ULTIMATE” que se desbloquea al terminar el juego en la dificultad “ACE”. El juego no es que sea excesivamente complicado, pero si que esta última dificultad puede poner en aprietos a cualquier jugador medio. Por suerte y para los que tengan tiempos ajustados, el juego dispone de un sistema de contraseñas sencillo para poder continuar el juego por el nivel y la dificultad que nos quedamos.

Como curiosidad, hay zonas que en un principio parecen inaccesibles, pero que si empujamos al personaje hacia ese lado de la pantalla en el momento preciso el scroll cambiará y podremos acceder durante un tiempo muy pequeño para poder explorar y recoger power ups, aunque como digo este tiempo puede ser tan corto que puede terminar con tu propia vida si no haces el recorrido por la zona en el tiempo y de la manera correcta.

El siguiente video es una partida completa del juego de principio a fin. No es un speed-run (ni lo pretende) pero sirve de base y/o guía para aquellos que pretendan adentrarse en el juego.

Valoración: Gráficamente el juego cumple su cometido tiene, un uso del color muy bueno que da el ambiente que necesita este tipo de títulos con monstruos mezclados con robots, aunque como en muchos juegos de la consola nipona de 8 bits, sufre de parpadeo durante parte del juego aunque sin ser de gravedad. En el apartado sonoro no destaca, pero si que acompaña de forma correcta con temas bien diferenciados y del rollo que uno se puede esperar en este tipo de juegos. Con tanto power up y una movilidad con casi total libertad, el juego al final se hace quizás fácil para los amantes de los shmups, pero para iniciados y jugadores medios las dificultades ACE y ULTIMATE podrán ofrecer un reto muy divertido y alcanzable si le echan el tiempo necesario. Burai Figher es un título que se deja jugar, es divertido desde el primer segundo con una jugabilidad directa y bien llevada. Un título más que recomendable para todos los nuevos jugadores de matamarcianos y un paseo para los más expertos en la materia que nadie puede prescindir de jugar en la ya vieja NES.

Saludos.


EDIT-1: esta entrada fué originalmente publicada el 24/07/2017 en la web GP32Spain

EDIT-2: esta entrada fué publicada y corregida el 06/08/2017 en la web RetroNES.